Languages:
<< Volver
Anticoncepción hormonal: píldora, anillo, implante hormonal, inyección, parche y DIU

Anticoncepción hormonal: píldora, anillo, implante hormonal, inyección, parche y DIU

4 Noviembre 2014 / Salud y bienestar

Una vez que hemos hablado de los anticonceptivos de barrera, vamos a tratar los hormonales

El primero y más conocido es la píldora anticonceptiva. Es un anticonceptivo vía oral, ingerido para alterar el ciclo menstrual al impedir la ovulación. Además, también produce cambios en el moco cervical para dificultar el movimiento de los espermatozoides. Su efectividad es una de las más altas, en torno al 98%, aunque no protege contra las ETS. Sus componentes principales son estrógeno y progestina. Entre sus ventajas se encuentran que es fácil de usar; la efectividad; que regula los ciclos menstruales; reduce las hemorragias y los dolores; previene la anemia por deficiencia de hierro; y previene el riesgo de quistes en los ovarios, la endometriosis, y la enfermedad pélvica inflamatoria.

La fertilidad se retoma tan pronto como interrumpimos su uso. Sin embargo, puede ocasionar dolores de cabeza, cambios de temperamento, un menor deseo sexual y depresión. A esto se añade sensibilidad anormal en el pecho. En algunos casos, puede provocar retención de líquidos.

Las hay de dos clases: de 21 comprimidos o de 28, diferenciándose en que en el segundo caso la mujer no deja en ningún momento de tomar su píldora diaria, aunque las últimas 7 son un placebo. Esta última es una manera eficaz de acordarse en todo momento de tomar la píldora al crear un hábito diario y no hacer descanso en la ingesta. Después de tomar los 21 comprimidos, durante los 7 días siguientes tiene que provocarse la menstruación. Es importante intentar tomarla a la misma hora todos los días y no es recomendable su uso en mujeres que tienen la tensión arterial alta; las que están dando el pecho a su bebé; si hay sangrados vaginales fuera de la menstruación; o si tienen más de 40 años. 

Tambien hay que destacar que si se produce un olvido a la hora de tomar una pastilla anticonceptiva y nos damos cuenta después de las 12 horas siguientes a la hora habitual de su toma, puede existir riesgo de un embarazo no deseado. En cada prospecto pone las indicaciones pertinentes para cada tipo de píldora, pero lo más común es tomar la pastilla olvidada en ese preciso momento, aunque implique tomar dos a la vez y utilizar un método de barrera como el preservativo hasta finalizar la caja.

Anillo vaginal: Es un anillo flexible y translúcido que se introduce en la vagina y se deja allí durante 3 semanas, momento en el que se retira para que llegue la menstruación. Tras el período de descanso, se pone un nuevo anillo. Actúa liberando pequeñas dosis de hormonas, las cuales, al ser absorbidas por la mucosa vaginal, imposibilitan la ovulación. Al igual que la píldora, tiene una efectividad muy alta, y entre sus ventajas está que no es necesario estar pendiente de él todos los días, como ocurre con ésta; no produce molestias a nivel digestivo; y es cómodo para realizar cualquier actividad física. Sin embargo, no protege contra las ETS y no se recomienda su uso durante la lactancia ni hasta un tiempo después del parto, cuando los órganos pélvicos hayan recuperado su tamaño. 

Implante hormonal: También conocido como implante subcutáneo. Se trata de una pequeña varilla que se coloca en la cara interna de uno de los brazos bajo la piel en una intervención muy sencilla, y dura entre tres y cinco años. Libera estrógeno y progesterona en el flujo sanguíneo y actúa inhibiendo la ovulación. Su efectividad es también muy alta. No protege contra las ETS y para ser utilizado durante la lactancia y el postparto debes consultar a tu médico. Existe una variante libre de estrógenos que sólo libera progesterona. Las menstruaciones que se producen son menos dolorosas y en muchos casos ni se llegan a producir, ya que no existe olvulación. No está recomendado para mujeres que tienen o hayan tenido problemas de coagulación, cáncer de mama, alergia a alguno de sus componentes, problemas de hígado, etc. 

Inyecciones anticonceptivas: Se aplican por vía intramuscular una vez al mes o una vez cada tres meses, según su nivel hormonal. No protegen contra las ETS. No pueden ser utilizadas por mujeres que presentan enfermedades en el hígado, de corazón, etc; son diabéticas; tienen migrañas; depresión; son mayores de 35 años. Su efectividad reside en que protegen del embarazo tan sólo 24 horas después de suministrarse. Además, reducen el riesgo de quistes en los ovarios. La fertilidad se recupera un tiempo después de su interrupción.

Parche anticonceptivo: Son pequeños parches adhesivos que se colocan en diferentes partes del cuerpo (generalmente hombros, glúteos, brazos o abdomen), cambiándose una vez a la semana. La administración es durante tres semanas consecutivas cambiando el parche el mismo día de cada semana, y luego una de descanso, en la que se producirá la menstruación. Van liberando hormonas a lo largo de una semana, inhibiendo la ovulación. La absorción del estrógeno y la progesterona se produce a través de la piel. Se recomienda no pegarlo en zonas en las que haya tatuajes, heridas, etc. Está preparado para que no se despegue aunque estés en un clima húmedo o cálido, pero es importante estar muy atenta. Puedes hacer ejercicio y bañarte. Como todos los métodos hormonales, no protege contra las ETS. Al dejar de ponértelo, la fertilidad se recupera inmediatamente. Además, disminuye la posibilidad de quistes en los ovarios.

Además de los anteriores, incluimos también el DIU, del que ya hablamos en los tipos de anticonceptivos de barrera. Su versión hormonal se incluiría en esta clase de anticoncepción. 

Finalmente, vamos a hacer una mención a un método anticonceptivo de emergencia: la píldora del día después. Es un método anticonceptivo hormonal que actúa de tres formas:

- Inhibiendo la ovulación.

- Si el óvulo ya ha salido del ovario, modifica el moco cervical impidiendo que el espermatozoide pase al útero.

- Si se ha producido la fecundación, impide la fijación del óvulo fecundado a la pared uterina, porque se produce un estrechamiento del endometrio. Esto hace que el óvulo muera y sea expulsado.

Puede administrarse dentro de los 3 días después de una relación sexual, aunque su efectividad aumenta cuanto antes se tome. La eficacia de la píldora del día después es casi del 100% cuando se toma en las 24 horas posteriores al coito de riesgo. Cabe aclarar que no es un método abortivo: no interrumple un embarazo ni le provoca daño alguno. 

 

 

 

Comparte esta noticia

Quizás también te puede interesar...

Contact us now
WHERE WE ARE
  • C/ Eduardo Dato 3, 1ª Planta. Madrid

  • 917 375 222

  • info@agrupacionginecologica.es

  • Monday to Friday
    8.00 to 21.30
    Clinical analysis:
    Monday to Friday
    from 8.00 to 19.00 *
    * Without prior appointment

HOW TO GET HERE
  • Pº. Eduardo Dato, 3 (Edificio AGE)
  • C/ Santa Engracia, 48
  • C/ Rafael Calvo, 31
  • Iglesia1
  • Rubén Darío5
  • Bilbao41
  • Alonso Martínez4510
  • Santa Engracia (L3)
  • Eduardo Dato (L40 y 147)
  • General Martínez Campos (L5,16 y 61)
  • Almagro (L7)
  • Trafalgar/Francisco de Rojas (L37)
  • Sagasta (L21)
Cerrar X
X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Obtenga más información sobre el uso de cookies

Solicite información: