Idiomas:
<< Volver
Consejos para una higiene íntima adecuada

Consejos para una higiene íntima adecuada

17 Diciembre 2015 / Salud y bienestar

En nuestra higiene diaria no podemos olvidarnos de la higiene íntima, pues es una zona bastante delicada y susceptible a las infecciones y enfermedades. A menudo usamos los mismos productos que para lavarnos el resto del cuerpo y la misma frecuencia, sin más.

A esto se suma que en invierno muchas mujeres optan por apuntarse al gimnasio. El aumento de la sudoración y la fricción que sufre la zona púbica al realizar ejercicio, hacen necesario extremar la higiene íntima para proteger la piel y evitar infecciones.

Seguro que ya sabes más o menos algunos de los pasos para mantener una higiene adecuada, pero aquí te los resumimos todos:

  • La vagina tiene un nivel de pH específico que debe mantenerse con el fin de evitar el crecimiento de bacterias dañinas y facilitar el crecimiento de bacterias “buenas”. Por ello, se recomienda utilizar agua templada y productos que contengan agentes limpiadores neutros que no alteren el pH de la mucosa genital y no causen irritación ni sequedad.
  • Evita el uso de desodorantes íntimos, ya que pueden irritar la zona o causar algún tipo de alergia, además de alterar el ph.
  • Evita también las duchas vaginales (lavado o limpieza del interior de la vagina, con agua u otros líquidos), también pueden causar irritación o infecciones.
  • Durante la menstruación, cambia con frecuencia, cada 4 horas aproximadamente, las compresas y tampones.
  • Al ir al baño, límpiate siempre de alante hacia atrás para evitar arrastrar gérmenes desde el ano.
  • Lávate las manos cuando vayas al baño.
  • Lava la zona genital antes y después de mantener relaciones sexuales.
  • Orina después de las relaciones sexuales. Cuando tienes relaciones sexuales, las bacterias no deseadas pueden viajar hasta la uretra, la cual se conecta con tu vejiga.
  • En verano, cambia inmediatamente la ropa mojada por otra seca para evitar infecciones.
  • A la hora de vestirte, utiliza ropa interior de algodón que transpire bien y cámbiala a diario. Si te gusta usar ropa interior elaborada con otros materiales, asegúrate que la parte que estará en contacto con tu vagina tenga un revestimiento de algodón. Evita usar ropa ajustada que pueda ejercer presión o rozaduras en la zona. 
  • Y, por supuesto, cuida tu alimentación e intenta practicar los ejercicios de Kegel para fortalecer la zona.
Comparte esta noticia

Quizás también te puede interesar...

*/ ?>
Contacte ahora con nosotros
DÓNDE ESTAMOS
CÓMO LLEGAR
Cerrar X
X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Obtenga más información sobre el uso de cookies

917 375 222
Cita online